lunes, 31 de agosto de 2009

Noche en Blanco

No sé si a vosotros os pasará que cuando se va acercando el final de las vacaciones,vosotros vais alargando más y más los días, como resintiéndose uno a que finalice la jornada y con ello tener que acostarse y dormir.Pero como el cuerpo y la mente están relajados y adaptados ya plenamente a la holganza que nos trae este periodo estival nos entregamos a las mil y una actividades antes de poder hacerlo. Así me pasó a mi la anterior noche que al no tener sueño me vi tres capítulos enteros de Fringe una serie un tanto rara que me tiene enganchadísima,luego decidí ponerme a leer a ver si así me adormilaba y esperándolo me adentré bien en la trama del cacho libraco que me estoy leyendo. Dejé el libro y de pronto hasta se me pasó por la mente despertar a mi pareja que estaba durmiendo tan agusto a mi lado y proponerle que me ayudará a hacer ciertos ejercicios sexuales que dicen ayudan a conciliar el sueño,pero luego me acordé que él tenia que madrugar mucho al dia siguiente y no era cosa de desvelarnos los dos.Así que me levanté y me dirigí a la nevera a tomar un vaso de leche pues ciertos expertos opinan que la lactosa de la misma actúa como suave sedante. Como hacia muchisimo calor esa noche yo me la tomé fría y con colacao y creo que por eso no me hizo efecto,así que otra vez lo tendré en cuenta y me la calentaré aunque estemos a 40ºC.Desesperada volví a coger el libro y pensé que no debía ser cosa del "Jet lag" ese famoso por que con las islas Canarias tan solo hay de diferencia una hora y eso no debe afectar mucho, aunque si una tiene los biorritmos muy sensibles ¿quien sabe?
El caso es que después de tan mala noche he pasado un día en completa laxitud y apatía y no he visto otra solución que la de bajarme a la piscina con el libro y leerme lo poquito que ya me queda.¿Por cierto alguien me podría recomendar alguno de esos que aun siendo como un tomo de enciclopedia de grande sea interesante? Más que nada por lo que pueda pasar otras noches.

martes, 25 de agosto de 2009

EL REGRESO

Aquí me teneis de nuevo tras este periodo de descanso vacacional que a mi me ha parecido tan corto y es que justo cuando le estaba cogiendo el gusto a la cosa he tenido que volver a mis quehaceres mundanos. Eso no quita para que quiera compartir con todos los que lean este blog mis peripecias veraniegas.
Queríamos viajar y hacer turismo pero no teníamos nada planeado así que cogiendo un mapa de carreteras y nuestras maletas salimos alegremente una mañana de principios de agosto.Con nuestro sentido de la orientación y mapa en ristre hicimos kilómetros y kilómetros hasta que llegamos a un paraje campestre encantador donde paramos a comer un bocadillo. Pero como yo soy más de preferir la playa a la montaña propuse cambiar el itinerario hacia la costa que tenia entendido que este año iba a estar de lo mas ambientada y tenia la corazonada de que sería nuestro destino ideal.Tras unas horas de viaje y unas cuantas paradas por el camino terminamos en un pueblecito costero de lo más interesante tanto por su interés turístico como por lo concurrido por toda clase de turistas procedentes de todo el mundo.Asombrada por tal afluencia de gente fui preguntando a varios de los residentes habituales de la zona y cuando me contestaron fui rauda y veloz a por mi cámara de fotos por que la cosa merecía algunas instantáneas.Le dije a mi amiga MªPili que el alubión de curiosos se debía a que decían haber visto por las costas a un extraño ser acuático que estaba haciendo estragos entre las turistas y algún que otro despistado surfero.A ver si teníamos suerte y podíamos fotografiar al monstruo marino en una de nuestras zambullidas.Fueron pasando los días y entre excursión y excursión para inspeccionar la bonita geografía en la que nos encontrábamos íbamos también a la playa pues no perdíamos la esperanza de conseguir nuestro objetivo. Al fin una tarde casi cuando el sol ya se escondía e iba a dar paso a la noche,lo conseguimos.Fuimos testigos de como ese extraño ser subía a la superficie, quien sabe con qué motivo y para dar fe de ello aquí os dejo la foto. Quizás en alguna ocasión os diga el lugar exacto desde donde fue tomada la instantánea, pero es que los habitantes del pueblo no quieren ser objeto de mucha publicidad y tampoco quieren que se les llenen las calles de periodistas y cámaras de televisión.